La prevención es posible ¡cuida tu corazón!

Sí, las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse. Simplemente debemos adoptar unos hábitos de vida saludables, que contrarresten la influencia de los llamados “factores de riesgo”.

Desde Farmacia Guerrero Zieza queremos repasar contigo los factores de riesgo más comunes, así como profundizar en sus aspectos más modificables.

Diabetes

¿Qué hacer? Mantener una dieta cardiosaludable, practicar ejercicio físico de forma continuada, perder peso y controlar la glucemia. Hay que vigilar también los demás factores de riesgo cardiovascular, especialmente la hipertensión y el colesterol.

Colesterol

¿Qué hacer? Seguir una alimentación equilibrada, rica en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (presentes en el pescado y los aceites de oliva o de semillas) y con alto consumo de vegetales, legumbres, cereales, hortalizas y frutas. Básicamente, una dieta mediterránea. Es recomendable realizar de forma regular un programa de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada.

Hipertensión arterial

¿Qué hacer? No fumar, reducir el consumo de alcohol al mínimo, rebajar el peso, practicar ejercicio y mantener una dieta cardiosaludable pobre en sal.

Tabaquismo

¿Qué hacer? Evidentemente, solo hay una solución: dejar de fumar. Abandonar el tabaco reduce la tasa de infarto y muerte súbita en un 20-50%. Tres años después de haber dejado el tabaco, el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular del ex fumador es el mismo que de quien no haya fumado nunca. Es difícil dejar de fumar sin ayuda, pero en la farmacia podemos brindarte todo el apoyo que necesitas.

Sedentarismo

¿Qué hacer? La adopción de un estilo de vida que incluya la práctica de ejercicio físico reduce el riesgo cardiovascular y mejora, en general, la salud.

Mala alimentación

¿Qué hacer? Incluir en nuestra dieta diaria aceite de oliva, numerosas frutas, verduras y cereales, así como productos libres de grasas animales (aves sin piel, carnes magras). Limitar las comidas altas en calorías (bebidas gaseosas, golosinas) y el consumo de productos con grasas hidrogenadas (precocinados, industriales). Moderar la ingesta de sal y controlar el número de bebidas alcohólicas.

Frecuencia cardiaca

¿Qué hacer? Lo mejor es practicar ejercicio físico de forma regular. Se estima que cada 1-2 semanas de entrenamiento aeróbico podríamos conseguir una reducción en la frecuencia cardiaca en reposo de un latido por minuto. La frecuencia cardiaca normal en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto.

Obesidad y sobrepeso

¿Qué hacer? Practicar ejercicio físico regularmente y seguir una dieta cardiosaludable. La pérdida moderada de peso (alrededor del 10% del peso corporal o 5-10 kilos) permite disminuir el riesgo de enfermedades del corazón.

Puede parecer difícil seguir todas estas indicaciones pero te aseguramos que merece la pena el esfuerzo. Tu corazón te lo agradecerá, los tuyos también.

Author Info

Travelinnova S.L

Travelinnova es: Gestión, comunicación y modernización de la pequeña y mediana empresa.

No Comments

Post a Comment